3 en 1 o el disparate económico en exclusiva

El Disparate Económico, sección de Roberto Centeno en El Confidencial, nos desvela que algunas de las buenas empresas españolas “han pedido SOS al Rey” a través de un rotundo manifiesto /Declaración TransformaEspaña/. Interesante el documento (que no pide precisamente arroz) e interesante la lista de participantes que respaldan la iniciativa.

Por cierto, vemos también que Zapatero ha tenido envidia del asunto y se ha puesto a hacer lo mismo pero a la inversa. Aquí la historia también en El Confidencial.

Y por último, para cerrar este 3 en 1, y en exclusiva, como no, confidencial, una noticia en la que aparecen todos los anteriores mezclados: el Rey, Zapatero, los empresarios, y hasta un AVE santo del desierto que unirá Médina con La Meca y por el que pujan españoles y franceses a razón de 6 mil millones de euros (por lo menos). Y aunque en El Ayun  El Confidencial apuestan por la opción patria, y dan el asunto como casí hecho (sic), algunos villanos y villanas esperan agazapados a que sea Sarkozy, revestido de TGV,  el que le dé la puntilla definitiva al todavía ZP. ¿Será capaz?

 

 

Anuncios

dónde comprar esferas chinas en gijón

Como algunos nos reprochan que la gran esperanza blanca de ABC ya lleva tiempo ocupando portada (con poco éxito, por lo visto), procedemos a actualizarnos y con ello dar cabida, bajo el inequívoco título para iniciados que nos alumbra, al último post de democracius.

Leemos en El Comercio que nuestro gran amigo Sarkozy departe con sus amigotes como si en una sidrería de Cimavilla estuviera. Y no lo digo por lo de la inteligencia de Zapatero (la aclaración posterior ya nos ha dejado claro el tema: “desmentimos formalmente que Sarkozy haya dicho eso”, explicaba un portavoz elíseo), sino por la concepción que el presidente francés tiene de la democracia: “lo importante de una democracia es ser reelegido. Mirad a Berlusconi. Lo ha logrado tres veces”. Qué lejos y qué cerca están las cosas… No me extraña que algunos anden confundidos por esti país.

Y mirando a Berlusconi, vemos también en El Comercio que el presidente italiano se gastará 400 millones de euros por no hacer coincidir un referendum sobre la reforma del sistema electoral italiano con las elecciones europeas. “Italia ha vuelto a dar otro espléndido ejemplo de la prioridad del cálculo partidista sobre el interés general. En plena emergencia del terremoto del Abruzzo y mientras busca de dónde sacar el dinero para financiarla, el Gobierno de centroderecha de Silvio Berlusconi se va a gastar más de 400 millones de euros en celebrar dos jornadas electorales en vez de una mientras recibe duras críticas por no destinar más recursos a la reconstrucción” dice Iñigo Domínguez, concejal de Vocento en Roma, en su artículo Un referendum que interesa perder. La lectura completa de la noticia es bastante elocuente.

Y en Les Asturies la vida sigue igual: sin comisiones de investigación que investigar y sin referendums perdidos que perder. Tan tranquilos.

Por cierto, Chávez le regala un libro a Obama, se lo dedica y Galeano asciende al top 10 de amazon en un día; Zapatero le lleva un libro a Obama, le pide un autógrafo para su hija y… luego Sarkozy tiene que salir a negarlo todo. 

Si tú me dices ven…

Me entero por El Comercio  de que España llegará a tiempo “por primera vez” (sic) a los grandes acontecimientos internacionales. “El de mañana será un día para recordar porque España nunca llegó a tiempo, y hoy por primera vez con un presidente socialista a la cabeza llega a tiempo a una reunión para definir el futuro de todo, algo que es para sentirse orgulloso” afirmó Leire Pajín ayer en Gijón referiéndose a la cumbre del G-20 que hoy comienza en Washington.

Parece que era importante estar. Y se está. Aún a costa de que la foto pueda salir un poco más cara de lo previsto.

Y es que si tú me dices ven Leo en La Nueva España que un “colaborador próximo del presidente francés” le cuenta al diario Le Figaro lo que un  “encantado” Rodríguez Zapatero le ha dicho a Sarkozy tras su educada cesión de asiento: “Te daré todo lo que me pidas”. 

Aparte del mosqueo de Carla Bruni -dicen que Pepe Blanco está preparando una declaración al respecto-, lo más inquientante de estas palabras es saber qué pedirá Sarkozy. Podemos ser afortunados si los celos de la Bruni son fundados -cantan algunos a ritmo de bolero-, y, aunque el amor es imprevisible, los tiros no parecen ir por ahí. Habrá que ver en qué sectores de la economía española desembarcarán en breve los nuevos enfants de la Patrie  y cómo afectará el nuevo equilibrio, por ejemplo, a los intereses españoles -y franceses- en la Unión Europea del futuro. Y es que, a pesar de la globalización, estos franceses no saben de Panchos. Y sí de marsellesas.

Y hablando de marsellesas -y como conviene que los árboles dejen ver el bosque-, hay que recordar que está bien sentir orgullo, pero sin excesos. Entre otras cosas, porque la historia es como es y España ya ha estado en varias ocasiones en el centro de los grandes acontecimientos mundiales. Eso sí, antes de que se fundara Washington y mucho antes, evidentemente, de que hubiera un presidente ZP.

Error con autómata

Consultando y analizando información sobre información deportiva en España, me he encontrado con un interesante documento que sintetiza bastante bien el estado de salud de de los medios y multimedios deportivos españoles. Como me ha gustado el breve estudio y el blog que lo albergaba me ha llamado la atención, en azul les dejo el camino: Error con autómata  

Y es aquí, en Error con autómata, donde me he acordado de dos noticias que leía en el ABC el otro día. La primera de ellas hacía referencia a las intenciones de Sarkozy respecto a los medios de comunicación franceses. Es ilustrativo ver al mandatario francés cargando tintas contra Internet y los gratuitos mientras promueve, bajo los augurios de la crisis, una reordenación del sector de la que toda Francia saldrá beneficiada. Más concretamente, toda aquella Francia que se llame Bernard Arnault. Y es que la amistad es así. En soitu, Juan Varela cuenta la noticia a su manera.

La otra rememorada noticia de la Vocenta cabezera nos informaba de que en el el capítulo de Los Simpsons del próximo 2 de noviembre (dos días antes de las elecciones USA), el sin par Homer acabará de los nervios mientras intenta votar por Barak Obama y la máquina electoral le cambia el voto constantemente. Al final, aunque no de buenas maneras, la máquina gana y McCain  ya tiene otro(s) voto(s). ¿Dónde habré leido algo parecido?

NOTA: “Este vídeo ya no está disponible debido a una reclamación de copyright realizada por Twentieth Century Fox Film Corporation”. (Youtube dixit). Por eso les dejo este enlace de Dalealplay en el que sí se ve.

Y ojo, aunque el product placement político/electoral en la programación estrella de las distintas cadenas todavía está sin explotar por estas patrias lides (al margen de medios y programas de caracter informativo, sólo se han atrevido, de manera sútil pero efectiva, Buenafuente y la Sexta/Tve), no sería raro que pronto, muy pronto, por ejemplo pudieramos ver a uno de los hermanos Serrano -ese mismo que está usted pensando- votando a Zapatero cuando quería votar a Rajoy. Y en capítulo de máxima audiencia: un día antes de las elecciones (como el ChikiChiki).

Ya lo ven, quería hablar de deportus.com (no la busquen todavía) y se han colado los Simpsons y los Serrano, Obama y McCain, Rajoy y Zapatero y el chikichiki, Sarkozy  y Sarkozy, el marketing político y la política mediática, la Sexta y Tve, Arnault y Buenafuente, y …

Uf… La vida sigue igual. Error con autómata. Sin duda.

 

ACTUALIZACIÓN: Me ha gustado soitu y me ha gustado particularmente este artículo de Juan Freire sobre el uso de internet en la campaña electoral USA. Excelente trabajo.

ACTUALIZACIÓN 2: Más de Juan Freire al respecto: Obama Online Operation: ¿primera start-up política de la web 2.0?