Abredatos

Buscando en ideaversos paralelos nos hemos encontrado con el “Desafío Abredatos 2010“, una interesante iniciativa con excelentes resultados llevada a cabo en el País Vasco que tiene como objetivo la creación y el desarrollo, en 48 horas y por equipos (formato iweekend), de aplicaciones y servicios para el ciudadano a partir de datos públicos de la administración. No tardaremos, probablemente, en ver algo parecido por les asturies. No sería mala señal.

Por cierto, el ideaverso paralelo donde hallamos el abredatos es Ideateca: Otra más que interesante (in)opinada iniciativa con multiples (in)opinadas  posibilidades.

 

Jeroglífico futbolense o pequeña licencia: Pareja mediática comiendo hamburguesas en Getafe

(Profecía: Raúl y Míchel).

 

Anuncios

El concierto vasco (y descansó junto a Arturo Arias)

Mientras nuestra Asturias patría querida sigue en blanco (como la noche), la candidatura de San Sebastián a la capitalidad europea de la cultura del año 2016 se está empezando a mostrar como una más que correcta obra coral apoyada en la idea fuerza de su proyecto: las olas de energía ciudadana.

En democracius no sabemos a ciencia cierta si nos gusta San Sebastián (nunca hemos estado allí) pero sí sabemos que nos gusta el trabajo que están haciendo: porque, como algunas otras ciudades, –Santander, Cáceres, Málaga y Córdoba-, lo están haciendo bien en muchos sentidos; y, sobre todo, nos gusta porque creemos que se lo creen.

Y sólo que se lo crean ya nos da envidia, y de la buena. Nos da envidia ver a Odón Elorza liderando activamente la candidatura; nos da envidia ver a los ciudadanos, a las instituciones y a las empresas vascas apoyando el proyecto (también el diario El Correo Vasco, primo hermano por parte de Vocento del asturiano El Comercio); nos da envidia ver que su logotipo se apellida Chillida; nos da envidia leer su página web en polaco (y en euskera, y en inglés, y en francés, aunque no entendamos nada); nos da envidia ver cómo se construye el programa de la candidatura en torno al plan estratégico de la ciudad de San Sebastián;  y nos da envidia, y mucha, que a La Concha vayan llegando, poco a poco, esas pequeñas olas de energía ciudadana.

Aún así, como siempre, todavía hay algún loco en cualquier chigre de Cimavilla que diz que “les oles eses de energía guipuzcoana no tienen na´que facer en cuanto equí en les Asturies se ponga en marcha la mareona cultural que están pergeñando les mentes pensantes: que pa algo son pensantes, y pergeñan, y programen, y además el Sporting ta en primera y va a poner lo de asturies 2016 en les camisetes y va a sabelo to dios que vea la televisión”. Mucha sidra y mucho tiempo necesitariamos para verlo. Y eso en el mejor de los casos.

Por cierto, parece que en Gijón  alguna mareona, y no precisamente deportiva,  tuvo efectos secundarios y ha dejado la ciudad salpicada de inquietantes y sospechosos saleros.  De momento la única certeza que tenemos al respecto, Doctor Mateo dixit, es que con tanta sal se corre el riesgo de padecer hipertensión arterial, enfermedades cardíacas y accidentes cerebro-vasculares*. Ahí es nada.

Y retomando el tema, ya saben: o el Coro Minero de Turón espabila o  será el Orfeón Donostierra el que, por creérselo, dé el concierto allá por el 16. Concierto vasco, claro. Y europeo. 

Habrá que ir a que nos guste Donosti.

 

* De hecho, cuenten que el mismu de Cimavilla que topó con la idea fuerza de la mareona cultural, tuvo otru mareo na más salir de la sidrería y ver el primer saleru colgando de les faroles: “Vilo claro. Xixón tien que tener una mascota fuerza, con salero, y el oso Furacu, más conocido desde ahora como Furaco el saleroso, tien to lo que se necesita pa ser la mascotona de Xixón: ye grande, republicanu y en Madrid piensan que ye famila de Yogi, el otro osu asturianu.  Hay que hacei una estatua en la laboral. Eso o soltalu por la calle Corrida con Paca y Tola. Ye la única manera de salir en les portades de los periódicos y ye cojonudo pa los turistas”, sentenció. Y volvió a marease, esta vez  junto a la estatua de Arturo Arias: “Asturias 2016. Ye posible. También con sal”.

 

 

 

 

 

dónde comprar esferas chinas en gijón

Como algunos nos reprochan que la gran esperanza blanca de ABC ya lleva tiempo ocupando portada (con poco éxito, por lo visto), procedemos a actualizarnos y con ello dar cabida, bajo el inequívoco título para iniciados que nos alumbra, al último post de democracius.

Leemos en El Comercio que nuestro gran amigo Sarkozy departe con sus amigotes como si en una sidrería de Cimavilla estuviera. Y no lo digo por lo de la inteligencia de Zapatero (la aclaración posterior ya nos ha dejado claro el tema: “desmentimos formalmente que Sarkozy haya dicho eso”, explicaba un portavoz elíseo), sino por la concepción que el presidente francés tiene de la democracia: “lo importante de una democracia es ser reelegido. Mirad a Berlusconi. Lo ha logrado tres veces”. Qué lejos y qué cerca están las cosas… No me extraña que algunos anden confundidos por esti país.

Y mirando a Berlusconi, vemos también en El Comercio que el presidente italiano se gastará 400 millones de euros por no hacer coincidir un referendum sobre la reforma del sistema electoral italiano con las elecciones europeas. “Italia ha vuelto a dar otro espléndido ejemplo de la prioridad del cálculo partidista sobre el interés general. En plena emergencia del terremoto del Abruzzo y mientras busca de dónde sacar el dinero para financiarla, el Gobierno de centroderecha de Silvio Berlusconi se va a gastar más de 400 millones de euros en celebrar dos jornadas electorales en vez de una mientras recibe duras críticas por no destinar más recursos a la reconstrucción” dice Iñigo Domínguez, concejal de Vocento en Roma, en su artículo Un referendum que interesa perder. La lectura completa de la noticia es bastante elocuente.

Y en Les Asturies la vida sigue igual: sin comisiones de investigación que investigar y sin referendums perdidos que perder. Tan tranquilos.

Por cierto, Chávez le regala un libro a Obama, se lo dedica y Galeano asciende al top 10 de amazon en un día; Zapatero le lleva un libro a Obama, le pide un autógrafo para su hija y… luego Sarkozy tiene que salir a negarlo todo. 

www.asturias2016.com

Leo en un comunicado de Europa Press que el Alcalde de Oviedo y las alcaldesas de Gijón y Avilés han aceptado la propuesta del Gobierno del Principado para presentar a estas tres ciudades, de manera conjunta, como candidatas a la Capitalidad Europea de la Cultura para el año 2016. Espero que la candidatura a capital (en Oviedo ya hay alguno mosca) sea presentada utilizando la marca Asturias y no un invento posmoderno y cultural que integre el nombre de las tres ciudades firmantes. Sería un error de bulto, moderno y cultural pero de bulto, no construir el proyecto (para Asturias) desde la marca que posee, hoy por hoy, máyor capacidad de aportar valor al desarrollo de nuestra tierra: Asturias (con sus elegantes e internacionales variantes Asturies o Les Asturies, como prefieran). En nuestras circunstancias, cualquier otro invento sólo generaría nuevos e inútiles conflictos de identidad en más de una sidrería.

Podría ser un ilusionante objetivo común y una excelente oportunidad para generar recursos, ideas, proyectos, relevancia y valor que aporten dinamismo al progreso de Asturias.  Y, como no, y una vez más, será una excelente oportunidad para comprobar la verdadera medida de nuestro talento como pueblo, políticos a la cabeza. 

Asturias, Capital Europea de la Cultura 2016. No suena mal.

Habrá que pensalo.