28 de abril de 2009

Máximo Máximo. En ABC

Llegará un día...

Llegará un día...

Anuncios

Rho Opiuchi (Marketing Estelar)

Generando valor, que diría Pedro Nueno.

Como bien saben ustedes, el año 2009 es, entre otras cosas, el año de Mickey Mouse y el Año Internacional de la Astronomía, hechos éstos, a priori sin relación, pero que combinan oportunamente a 407 años luz de la Tierra gracias al excelente y talentoso trabajo de 101 y Lola.

Y es que a esa distancia, a 407 años luz de la Tierra, se  ha formado una estrella triple llamada Rho Opiuchi (“Rho Ophiuchus”) que tiene la conocida forma con las redondas orejas del ratón. ¿Y verdad que Rho Opiuchi es un nombre muy complicado para unas orejas tan marcadas?

La estrella de Mickey

La estrella de Mickey

Marketing estelar, en todos los sentidos, es el que encontramos en laestrellademickey.com, excelente dominio de la campaña puesta en marcha para hacerle a Mickey, en este año 2009, un regalo único: que una estrella -sí, la hasta ahora conocida Rho Opiuchi- lleve su nombre por petición popular. Con el apoyo del astrofísico y director del planetario de Pamplona, Javier Armentia, y con la colaboración de otros planetarios de España, Disneyland® Resort París está intentando legitimar la usurpación y ocupación mercantil de una estrella  pidiendo la firma de todas las personas de bien para que el astro Opiuchi sea más conocido como “La Estrella de Mickey”.

La creatividad es brillante. Muy brillante.  Y puede ser, además, un diamante en bruto para la factoría  Disney. Lo que es cierto, de todas todas, es que estamos ante un hito de la historia del branding: el momento en el que las marcas empezaron a colonizar las estrellas.

Y Mickey será la primera. Ya cuenta con mi voto.

– ¡Achis!- Perdón, es el marketing viral ese.  (Cosas de niñas).

dónde comprar esferas chinas en gijón

Como algunos nos reprochan que la gran esperanza blanca de ABC ya lleva tiempo ocupando portada (con poco éxito, por lo visto), procedemos a actualizarnos y con ello dar cabida, bajo el inequívoco título para iniciados que nos alumbra, al último post de democracius.

Leemos en El Comercio que nuestro gran amigo Sarkozy departe con sus amigotes como si en una sidrería de Cimavilla estuviera. Y no lo digo por lo de la inteligencia de Zapatero (la aclaración posterior ya nos ha dejado claro el tema: “desmentimos formalmente que Sarkozy haya dicho eso”, explicaba un portavoz elíseo), sino por la concepción que el presidente francés tiene de la democracia: “lo importante de una democracia es ser reelegido. Mirad a Berlusconi. Lo ha logrado tres veces”. Qué lejos y qué cerca están las cosas… No me extraña que algunos anden confundidos por esti país.

Y mirando a Berlusconi, vemos también en El Comercio que el presidente italiano se gastará 400 millones de euros por no hacer coincidir un referendum sobre la reforma del sistema electoral italiano con las elecciones europeas. “Italia ha vuelto a dar otro espléndido ejemplo de la prioridad del cálculo partidista sobre el interés general. En plena emergencia del terremoto del Abruzzo y mientras busca de dónde sacar el dinero para financiarla, el Gobierno de centroderecha de Silvio Berlusconi se va a gastar más de 400 millones de euros en celebrar dos jornadas electorales en vez de una mientras recibe duras críticas por no destinar más recursos a la reconstrucción” dice Iñigo Domínguez, concejal de Vocento en Roma, en su artículo Un referendum que interesa perder. La lectura completa de la noticia es bastante elocuente.

Y en Les Asturies la vida sigue igual: sin comisiones de investigación que investigar y sin referendums perdidos que perder. Tan tranquilos.

Por cierto, Chávez le regala un libro a Obama, se lo dedica y Galeano asciende al top 10 de amazon en un día; Zapatero le lleva un libro a Obama, le pide un autógrafo para su hija y… luego Sarkozy tiene que salir a negarlo todo.