La gran esperanza blanca de ABC

Decíamos ayer que el brasileño Mario Quintana imaginaba a los verdaderos poetas leyendo los pequeños anuncios de los periódicos…

PUBLICIDAD

ABC

…Y el diario ABC publicaba el pasado martes 17 de febrero uno de esos pequeños anuncios de poetas con fondos de Borges y formas de Le Carre: En el peor sitio del periódico, en el más veloz al ojo, y camuflado entre noticias de titular lecturaFaustino León García, 76 años, separado y jubilado, ofrecía su experiencia a presidentes y políticos para solucionar “todos los problemas del mundo de la manera más fácil y natural en el menor tiempo posible”. Y, ojo, dejaba su número de móvil. Por si acaso.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Como ven, la gran esperanza blanca de ABC no se apellida Aguirre. Es más, no sabemos siquiera si es blanca o si es una cosa verde con plumas, que diría Woody Allen. La gran esperanza blanca de ABC se llama Faustino León y espera su oportunidad agazapado en las páginas del diario bajo un evocador  e inequívoco epígrafe: publicidad. Efectivamente, los verdaderos poetas -y también los falsos- leen los pequeños anuncios de los periódicos. A veces, hasta los escriben. Aunque estén como cencerros.

¿O será cosa de espías?

 

Anuncios

busco trabajo de chica de compañía

La cosa está jodida.

Escasos como estamos en este páis de eso que conocemos como alta política, y empeñando su esfuerzo nuestros políticos y medios en batallas ruinosas carentes de cualquier sentido de Estado decente, pensar en el futuro produce distopías.

Confundir el interés general con el interés particular, con el del partido, o con la lealtad a la empresa, da lo mismo, lleva a estas cosas: a regodearse en la baja política y a perder de vista  el  sentido de Estado. Y eso, posiblemente, es lo que más se necesite ahora cuando el modelo está empezando a cambiar: una persona, muchas personas, con el sentido de Estado necesario para afrontar el cambio -y  los cambios- pensando en el interés general y no en otros. No será suficiente pero es imprescindible.

Por cierto, el día 7 de febrero de 2009, en google, alguien tecleó “busco trabajo de chica de compañia” . Y llegó a este blog.

La crisis, de todo y en todo, siempre pasa factura.